Funciones del aceite de motor

¿Cuáles son las funciones del aceite de motor?

A la hora de mantener cualquier vehículo en buenas condiciones, utilizar aceite de motor es una de las claves. Tanto los motores de autos como los de motos y camiones, requieren de la aplicación de lubricante en su proceso de mantenimiento y es fundamental.

La función principal – y más conocida por todos – de este aceite es la de lubricar el motor para su mejor funcionamiento. Es decir, el producto funciona como un suavizante del movimiento de las piezas que conforman el motor, de manera que se reduce la fricción y el desgaste.

Sin embargo, existen otros beneficios del aditivo de motores que muchos no conocen. Desde Mobil queremos que los conozcas, para que comprendas la importancia de utilizarlo. Es indispensable que toda persona que posee un auto, moto o camión, esté al corriente de los usos del aceite para motor.

Uno de estas funciones que cumple el lubricante de motor es la de limpieza, ya que el aceite se encarga de dispersar y recoger el hollín, el lodo y cualquier otro tipo de impurezas que pueden llegar a encontrarse, producidas por la oxidación. De esta forma, se limpian las partes internas del motor de cualquier vehículo ayudando a que tenga una vida más larga.

Otros beneficios que brinda el lubricante de motor

Otra de las ventajas del aceite de motor es que sirve para enfriar, es decir, funciona como refrigerante (ideal para el verano cuando las temperaturas se elevan). Lo que hace el producto es absorber el calor que se genera en la cámara de combustión y en el área que se encuentra debajo de la corona del pistón. Esto ayuda a evitar que se produzca un sobrecalentamiento.

También cabe mencionar la función que el lubricante cumple como sellador. El aceite de motor llena todo espacio de aire, y así evita que se liberen gases de la cámara de combustión impidiendo que el motor pierda su potencia.

Por último, el aceite de motor cumple una función como inhibidor del óxido, ya que evita la corrosión y oxidación a través de la neutralización de los ácidos que se generan por la combustión de gases.

A raíz de todas estas funciones desempeñadas, es importante destacar que, si no se utiliza este producto, habrá una falta de lubricación, lo que hará que las piezas en movimientos se rocen entre sí y dañen el vehículo. El lubricante se encarga justamente de reducir el desgaste de los elementos que componen el motor, prolongando así su vida útil de gran forma.

Otro punto importante a tener en cuenta es que se recomienda cambiar el aceite cada 5.000 km., debido a que al exponerse a temperaturas elevadas y a los esfuerzos que realiza, se va degradando. Esta degradación afecta negativamente las propiedades del aceite que protegen el motor, y deja de desempeñar las funciones de manera efectiva y eficaz.